AINIA desarrolla Foodalert 4.0 para facilitar la detección de amenazas de seguridad alimentaria o fraude

Las empresas de alimentación y bebidas cuentan desde ahora con una nueva herramienta con la que poder gestionar las alertas, fraudes e información de seguridad alimentaria de manera personalizada gracias a Foodalert 4.0.

Desarrollada por el centro tecnológico AINIA, Foodalert 4.0 es una plataforma digital de vigilancia con cobertura mundial capaz de clasificar de manera personalizada toda esta información sobre los productos que necesita cada empresa.

Tal y como señala David Martínez, jefe del departamento TIC de AINIA “este sistema permite simplificar tareas y ahorrar costes relacionados con la vigilancia de posibles amenazas de seguridad alimentaria o fraude y la evaluación de su posible repercusión. Ayuda al profesional a estar más informado con menor esfuerzo, asegurando tener una cobertura de vigilancia global y automatizada con sólo un “click” y sin inversiones adicionales”.

¿Cómo trabaja Foodalert 4.0?
Foodalert 4.0 rastrea diariamente más de 100 fuentes de información de alertas y noticias de seguridad alimentaria como: bases de datos, información de organismos oficiales, periódicos digitales especializados o generalistas a nivel mundial, etc.

Tras analizar toda la información obtenida, esta plataforma filtra toda la información en función del producto, nivel y tipología de la amenaza, para que las empresas alimentarias tengan información puntual y una visión global de toda la información que pueda afectar a sus productos y tomen medidas con la suficiente antelación para evitar incidentes.

Asimismo, el usuario dispone de los indicadores clave y toda la información relativa al producto que necesita su empresa en la plataforma online, así como un boletín periódico por correo electrónico, con las últimas alertas alimentarias detectadas por el sistema. Además, permite generar gráficos y tablas estadísticas y exportarlos a informes PDF o Word de forma automática.

Foodalert 4.0 permite también a las industrias conectarse con sus propios sistemas de seguridad alimentaria (trazabilidad, ERPs, etc.) para conformar un sistema integrado de gestión que simplifique y automatice los procesos de identificación, cálculo de impacto y resolución de posibles alertas o incidencias relacionadas con sus productos.