El campo valenciano representado por LA UNIÓ ha participado hoy en Madrid en la tractorada histórica de su organización estatal Unión de Uniones

LA UNIO - 21 Feb, 2024

Cabe reseñar los continuos impedimentos de las subdelegaciones del Gobierno y de la Delegación del Gobierno de Madrid para impedir la entrada de los tractores a Madrid

Bajo el lema “Sobran los motivos”, más de 800 agricultores y ganaderos de la Unió Llauradora i Ramadera y 15 tractores, procedentes de diversos puntos de la Comunitat Valenciana, han participado hoy en Madrid en la manifestación histórica convocada por su organización estatal Unión de Uniones.

La movilización de hoy, en la que han participado más de 1.500 tractores y 13.000 personas procedentes de toda España, pretende denunciar la crítica situación que viven los agricultores y ganaderos debido a las malas cosechas y los altos costes de producción, que se topan con la insuficiencia de las medidas puestas en marcha y al acoso desde todas las instancias al que está sometido el sector.

Cabe mencionar los impedimentos continuos que han protagonizado las subdelegaciones del Gobierno y la Delegación del Gobierno en Madrid para llevar a cabo esta protesta. De los 1.500 tractores únicamente han podido acceder al centro de Madrid unos 500 y el resto han permanecido retenidos en distintos puntos antes de llegar y de esa última cifra solo han llegado al Ministerio de Agricultura unos 70. LA UNIÓ califica de muy grave este hecho “al no autorizar la entrada de tractores vulnerando así el derecho de manifestación”.

Es la quinta acción de protesta que protagoniza LA UNIÓ a lo largo de las últimas semanas. La primera fue una hoguera del vino el pasado 26 de enero en Caudete de las Fuentes, junto al resto de organizaciones agrarias y cooperativas. La segunda fue convocada por LA UNIÓ en el puerto de Castellón el 7 de febrero, tras la cual el presidente de PortCastelló se comprometió a eliminar las bonificaciones a los cítricos importados de terceros países, tal y como le había solicitado la organización. La tercera se repitió el 15 de febrero en PortCastelló, junto a las otras organizaciones agrarias y cooperativas. La cuarta se celebró, también con el conjunto de organizaciones agrarias y cooperativas, el pasado 16 de febrero con tres tractoradas simúltaneas en la provincia de Alicante (San Isidro, Villena y Planes-Muro).  Mañana jueves 22 de febrero está prevista otra acción de protesta conjunta en el puerto de València, donde se le insistirá a su presidenta Mar Chao que retire las bonificaciones a los cítricos importados, tal y como ha hecho su homólogo castellonense. LA UNIÓ no descarta continuar con su campaña de protestas si todas las Administraciones no reaccionan en el transcurso de los próximos días con “medidas reales y eficaces” y no con anuncios “vacíos que abordan los problemas de una manera superficial y no sirven para la magnitud de la crisis que atraviesa el sector productor”.

La organización considera que hay suficientes motivos de peso para convocar al sector a la movilización. “La Ley de la Cadena Alimentaria no cumple con uno de sus principales objetivos como es el de que el precio que perciban los agricultores y ganaderos por sus productos compense al menos sus costes productivos; los olivicultores y viticultores valencianos se han quedado fuera de las ayudas de todas las Administraciones; los cerealistas han tenido mala cosecha y bajos precios al igual que otros muchos sectores, el Gobierno firma un acuerdo internacional para retirar las ayudas al gasóleo agrícola, los ganaderos siguen sacrificando animales por unos planes de sanidad irracionales y sufriendo los efectos de la falta de pastos, no se simplifica la PAC y se aprueban constantemente nuevas exigencias ambientales que nos cargan de más costes y más burocracia”, son algunos de los asuntos sin respuesta, según asegura el secretario general de LA UNIÓ, Carles Peris.

También insiste LA UNIÓ en que “el Gobierno incumple las leyes y las sentencias de los tribunales como la del contrato de doble tarifa para el regadío cuando hay un incremento de coste por la sequía y se riega más y más caro, sufrimos la competencia desleal de las importaciones que no respetan las normas que nos imponen a nosotros, no se atajan los daños a los cultivos ni la infección a nuestro ganado que provoca la fauna silvestre, los seguros agrarios son cada vez más caros y protegen menos. Nos sobran las razones para salir a la calle otra vez”, opina Carles Peris.