LA UNIÓ alerta de la falta de mano de obra en los próximos meses para la recolección de las cosechas y traslada a la Delegación del Gobierno una serie de medidas urgentes

LA UNIO - 01 Apr, 2020

Afecta al final de la campaña de cítricos y el inicio de la campaña del níspero, cereza y fruta de verano, sobre todo

LA UNIÓ de Llauradors i Ramaders alerta de la elevada preocupación que existe en el sector agrario valenciano ante la falta de mano de obra para los distintos trabajos necesarios para la producción de alimentos, así como el aumento de costes que puede suponer tanto esta limitación de mano de obra como de la reorganización de la misma. Afecta la situación sobre todo al final de la campaña de cítricos y el inicio de la del níspero, cereza y fruta de verano.

A ello, se le suma la necesidad actual de proporcionar al personal laboral los equipos de protección individual (EPI) añadidos a los exigidos en la realización de las distintas y diversas tareas para una correcta prevención de los riesgos laborales.

Cabe señalar que las tareas de recolección, mayoritariamente, dependen en gran medida de trabajadores temporeros, tanto nacionales como provenientes de países de la Unión Europea como Rumanía, Polonia, pero también de fuera de la UE, como Marruecos o incluso de Sudamérica en determinadas ocasiones. A ello, se le suman las limitaciones en frontera dentro del espacio Schengen con la restricción de la libertad de movimientos que puede afectar a la contratación estacional de temporeros.

Con el fin de garantizar esta disponibilidad de mano de obra para las imprescindibles tareas en el sector agrario durante los próximos meses, desde LA UNIÓ se han trasladado, para su consideración por parte de la Delegación del Gobierno en la Comunitat Valenciana, una serie de propuestas.

Entre las mismas destaca la creación, en el seno de la Delegación del Gobierno, de una mesa de seguimiento que analice las necesidades de mano de obra en los sectores esenciales, con la participación de Labora también para conocer la mano de obra disponible.

En el caso de no disponer con agilidad de suficiente mano de obra, la organización solicita que se autorice la compatibilidad del cobro de la prestación de desempleo con el desarrollo de trabajos en sectores esenciales, como el agrario. También se reclama la prolongación automática de los permisos y contratos para los trabajadores temporeros que actualmente estén en el estado español.

En el escrito remitido por LA UNIÓ a la Delegada del Gobierno, Gloria Calero, se insta al Gobierno de España para que, junto a la Comisión Europea, trabajen para garantizar que, a pesar de las medidas de emergencia, se garantice la disponibilidad de mano de obra y, por tanto, el desplazamiento de trabajadores temporeros. Y también para que el Gobierno de España trabaje junto a la Comisión Europea y resto de Estados miembro con la finalidad que las medidas excepcionales que se han implementado para restringir el cruce de las fronteras contemple, bajo supervisión sanitaria, el paso de trabajadores temporeros.

Otra de las medidas demandadas por LA UNIÓ a la Delegada del Gobierno hace referencia a la necesidad de facilitar a los empleadores equipos EPI suficientes para sus empleados, relacionados con las medidas establecidas por las autoridades sanitarias para evitar el contagio del COVID-19.